Nuestra solución de detector de llamas por infrarrojos de "bajo coste" es ideal para la protección externa de edificios, incluidos los riesgos potenciales del revestimiento exterior, así como otros riesgos clave.

Ejemplos:

  • Fachadas de edificios
  • Atrios
  • Hangares y aplicaciones aeroespaciales
  • Teatros
  • Iglesias
  • Cocinas industriales y comerciales
  • Almacenes
  • Salas de máquinas
  • Plantas de almacenamiento y reciclaje de residuos
  • Aplicaciones generales al aire libre

Facade se ha desarrollado para hacer frente a estos riesgos y ofrece una propuesta de valor significativa en comparación con otros productos de detección de llamas del mercado.

Con un tiempo de detección rápido, Facade detectará un incendio a una distancia de 25 metros en un plazo de 8 a 10 segundos y proporcionará un aviso vital de un evento a la primera oportunidad. Fundamentalmente, esta sensibilidad se ha desarrollado mediante tecnología que reconoce la marca de las llamas y, por lo tanto, es muy resistente a otros tipos de eventos ambientales que podrían generar alarmas no deseadas.

Facade es fácil y sencillo de implementar e incluye soporte y accesorios de montaje.

Entre sus características clave, se incluyen:

  • EN54-10 y EN54-17
  • Cobertura de hasta 20 metros por detector
  • Resistente a la luz solar: reconoce la marca de las llamas para reducir la posibilidad de alarmas no deseadas
  • Clasificación IP para protección medioambiental
  • Ajustes de sensibilidad para adaptarse a cualquier aplicación y situación
  • Detección rápida
  • Modo direccionable (mediante Autronica CIE) o convencional para su integración en cualquier sistema contra incendios
  • Incluye soporte de montaje y cubierta de protección ambiental

 

Facade es rápida y de proyección baja, pero muy eficaz, y se debe incluir en su solución y esquema de protección contra incendios.