La detección lineal de calor (LHD, Linear Heat Detection) proporciona avisos rápidos de incendio o sobrecalentamiento del equipo. Los cables de detección de calor identifican cambios de temperatura a lo largo del cable dentro de las áreas protegidas.

La detección lineal de calor es ideal cuando los detectores de calor, como los que se utilizan en un sistema de detección de incendios tradicional, pueden ser difíciles de instalar o no funcionan de forma eficaz.

Hay dos tipos de cable, digital o analógico, cada uno con una serie de intervalos de temperatura aplicables al riesgo y una gama de cubiertas cuando se necesitan diferentes formas de protección. Esto incluye una versión blindada donde es posible que se produzcan daños mecánicos o una versión protegida químicamente donde hay tanques petroquímicos en peligro.

¿Qué diferencias hay entre el cable digital y analógico?

El cable digital tiene dos conductores. Cuando la cubierta exterior se funde en el intervalo de temperatura predefinido, los conductores se cortocircuitan y generan una alarma. Esto indica que se ha superado el intervalo de temperatura y se ha producido un incendio o sobrecalentamiento.

Se puede añadir un módulo de control al inicio de la longitud del cable para determinar con precisión el punto de activación para una acción inmediata.

En caso de activación, el cable dañado se reemplaza en el punto en el que se ha fundido el cable exterior, lo que supone un método rápido y de bajo coste para garantizar que se satisfagan de forma continua sus necesidades de protección contra incendios.

El cable analógico supervisa las fluctuaciones de temperatura en función del intervalo seleccionado. Además, proporciona una prealarma para que se pueda realizar una inspección antes de que la situación empeore. Si se activa un cable analógico, no es necesario reemplazarlo, ya que un simple reinicio restablece la protección.

Se pueden instalar los dos tipos para hacer frente a una amplia gama de riesgos de incendio, entre los que se incluyen:

  • Túneles
  • Tanques de techo flotante
  • Escaleras mecánicas
  • Ejes de elevador
  • Aparcamientos
  • Cintas transportadoras
  • Placas de reciclaje de residuos
  • Bienes patrimoniales: torres, campanarios y techos de paja
  • Bandejas de cables
  • Entornos químicos
  • Aplicaciones marinas
  • Vehículos e instalaciones pesadas
  • Ferrocarriles y material rodante
  • Centrales eléctricas
  • Plantas de energías renovables

Con una larga historia de más de 80 años, la detección lineal de calor está relativamente infrautilizada, ya que muchos desconocen sus beneficios. Como solución, ofrece muchas propiedades únicas y beneficiosas.

Además, una vez completada su instalación, las pruebas y el mantenimiento continuos son sencillos y rápidos, lo que reduce los costes y las molestias. Proporciona una larga vida útil y un rendimiento constante que no se reduce con el tiempo.